Skip navigation

Category Archives: Inclasificable

Perdí la memoria de cuántos 18 de septiembre he pasado fuera de la casa de los viejos. Este sin embargo es especial, como varias fechas que se vienen encima: son mis primeras fiestas patrias en otro país. Acá el rito de la empanada, la chicha, la Parada Militar, los volantines y los curados del Parque O’Higgins queda reducido a esas pequeñas colectividades que en alguna parte desconocida de la ciudad se juntan a compartir nostalgia. Casi siempre son gente mayor, porque a los más jóvenes la fiesta patria cada día les importa menos. Y eso precisamente me llama la atención.
Leía hace un rato que más del 85% de los chilenos no tiene idea qué cresta se celebra el 18. Impresentable. Es como decir que el dieciocho se festeja que Pinocho “liberó al país”, o que la Avenida 11 de septiembre es un homenaje a las víctimas de las Torres Gemelas (un dato real, y que dicen algunos guías turísticos en Santiago). Desconocer qué cosas pertenecen a uno mismo, al país de uno mismo es vergonzoso. Puedo apostar que todos saben que se recuerda el 11 de marzo en Madrid (el atentado terrorista en la estación de trenes de Atocha, por si no lo saben), o incluso el 4 de Julio en Estados Unidos (su independencia. Lo sabían, no?). Pero desconocer que un dieciocho de septiembre de 1810, un grupo de chilenos formaba la Primera Junta de Gobierno, paso previo a la Independencia definitiva (por si alguien no lo sabía), es triste. Hoy también se publicaba un interesante experimento que se hizo para medir conocimientos. Un grupo de economistas con Masters, Postgrados y una ensalada de títulos variopintos respondía las “inocentes” preguntas de la PSU, la prueba de selección para ingresar a las universidades (por si alguien no lo sabía). Los resultados fueron desastrozos. Promedio rojo, y sólo un par de “iluminados” que le apuntaron a algo. Esto sólo confirma que somos un país de tercera, uno en donde creemos ciegamente eso de los “Jaguares de la economía” (como diría Jacques Chirac en un desayuno en París, lo cito solo si alguien no lo sabe, obvio), cuando carecemos de lo escencial para ser de verdad. Es cierto, estamos mejor que el promedio en el subcontinente, pero sirve de algo todo eso, cuando de los colegios está saliendo una tropa de ignorantes?. La educación es DE VERDAD la base del desarrollo de las naciones, pero en Chile siguen habiendo personas que creen que Mekano, SQP y el Playstation son más importantes que saber quién cresta era Mateo de Toro y Zambrano, el que hace casi 200 años integraba el grupo que le decía a todos los chilenos de la época que a partir de ese día empezaban el camino hacia la libertad plena y soberana (PSNLS). En fin. No pretendo hacer una apología a la enseñanza. En mis tiempos de colegio también me preocupaba de pelotudeces, pero al menos leía el diario y preguntaba cuando no sabía. Hoy mientras menos sabes eres más grosso, porque “estás fuera del sistema”, frase que raya en la oligofrenia.
Estar viviendo en otra realidad, en otras costumbres, en otra idiosincrasia, me ha servido para entender sin embargo, que esto es una tendencia. Acá tampoco saben de muchas cosas, la gente ve mucho “Intrusos en el Espectáculo” y “La noche del 10”; compran la revista “Gente” y siguen a Susana Giménez. Y también desconocen quién fue Belgrano y Roca, los que aparecen en los billetes de diez y cien pesos…
Reconozco que abandoné la idea del principio, la de la nostalgia dieciochera, la del sabor de la empanada con huevo y aceituna dentro, para descargar mi bronca sobre la mediocridad, pero saben?. Ya estaría bueno hacerle entender a los que cortan el budín, que hay gente que sí quiere vivir en un país de verdad y sentirse orgulloso de la tierra que los cuida. El cómo hacerlo es la incógnita a resolver (digo, por si no lo sabían).

Hoy estuvo de cumple la Karina, una ex a la que adoro con el alma. Vivimos un romance tórrido, y que en algún momento sencillamente se fue a la mierda, básicamente porque me farrié a la mina grossa que tenia al lado. Un año juntos y puedo decir con propiedad que a pesar del tiempo, ha sido de lo bueno que me ha pasado en la vida. Sin embargo, hubo un momento (quizás varios), en que ella me odió mal. No tiene que ver con que le haya puesto el gorro por cierto, sino porque hace justo dos años atrás, olvidé su cumpleaños. Al menos eso cree ella, lo que es yo, justifico el desliz asumiendo que soy muy malo para recordar fechas. Siempre mis hermanos pasan el dato el mismo día de los cumples de la Irma y el Nen, mis viejos. Con decirles que hasta propio se me olvida, y eso que tengo un hermano que nació el mismo día. Esa “amnesia” quizás se deba a que los últimos años mi “día especial” los pasé trabajando como cerdo. El tema es que precisamente por ese motivo, decidí no seguir en mi afán desmemoriado. Porque olvidar cumpleaños, dejar de ir a ocasiones en que uno es invitado especialmente, o decir que “no” a algo para lo que habías comprometido tu presencia, es desligitimarte frente al resto, es como cerrar las puertas que los amigos deciden abrir en su vida para ti. Es mamón lo que digo, no lo niego, pero también es cierto que muchos de nosotros nos escudamos en esa coraza del chico cool que nada recibe, y que por dentro siente la indiferencia y el olvido de esos mismos que creyó incondicionales. Nada más pendejo.
De seguro ese temor me tuvo anoche a las 11:59 listo para grabar un saludo de cumple para ella. Dejé a un lado las cosas en las que estaba, y por un momento pretendí ser generoso. Olvidé sacar la basura y poner papel higiénico en el baño (práctica muy poco recomendable). Pero ayer a esa hora sentí que estaba haciendo lo que debía, porque gran parte de la vida “es” de los amigos. De los de verdad. De los que no te abandonan por pensar mal, ni menos por no compartir sus criticas ni pensamientos contigo. Menos de los que te creen inferior, sólo porque sabes menos. No. Hoy aprendí a través de ese pequeño saludo, que es muy fácil saber cuando paso del estado del “conocido” a ese especial, mamón, salamero pero agradable, del “amigo de la vida”.

CIELO DE BUENOS AIRES A LAS 13:55 DEL 30 DE AGOSTO DE 2005.

• Muy Nuboso. Sensación Térmica 12°C / 54°F (15:40, hora de Buenos Aires)
• Viento del Sur Sudoeste a 16 Kilómetros por hora
• Humedad Relativa 51%
• Barómetro 1.020,0 milibares
• Índice UV 2. Mínimo

Tamaño total de los archivos de música en mi Mac: 2.97 GB, equivalentes a 488 canciones que si quisiera escuchar de una vez me tomaría 1.8 días.

Tamaño total de los archivos de música en mi iPod: 27.9 GB. Tiene 4052 canciones, y no sé cuantos dias me tomaria escucharlas todas juntas.

Último disco que me compré: Love Songs, de Phil Collins. Recomendado por Ballestrazzi. BBB.

Canción que estoy escuchando ahora: Queen Bitch, de David Bowie.

Cinco canciones que escucho un montón (y aún no sé exactamente porqué):

– Sudestada. Gustavo Cerati
– Never Let Me Down Again. DM
– Alone Again Naturally. Gilbert O’Sullivan
– Young Americans. David Bowie
– Time. Alan Parsons Project

Eso sería. No sé si quiera mostrarles más de mi compu. Al menos no ahora.

Días atrás fui a algo que tenia algo que ver con moda. No recuerdo exactamente el nombre, pero había mucha modelo, mucho perfume en el aire, mucho peinado, mucha ropa de diseñador. Y fue el momento ideal para escribir sobre eso. El problema es que por un comentario que alguien me dijo, sencillamente dejé el lápiz y la libreta de lado. Me quedé helado. Y no hice nada. Al par de días, escucho decir que mi blog es demasiado ¨periodistico¨, y de ahí surgen mis primeras dudas. Realmente es periodístico?. Es cierto, mi vida afectiva a estado ligada a dos periodistas, pero eso no me convierte en uno. Una lógica como ésa tendría a miles, millones de personas convertidas en pintores, músicos, ingenieros, presidentes!!!.
No sé. Trataré de darle alguna vuelta para hacerlo mas amable. Quién sabe si termino convenciéndome de lo contrario.