Skip navigation

Confieso algo: este post estaba prometido hace mucho tiempo. Hoy me pongo al día.
Hace unos 5 meses iba viajando en taxi, cuando el señor conductor procede a abordarme con el único afán de poder gastar saliva en algún tema que él consideraba interesante. El verso tenía que ver con una historia que le ocurrió hace años camino a Mendoza y que hablaba sobre un bulto que divisó en la carretera. El pensó “este es un cuerpo” -claro está no habían testigos que pudieran confrontar su teoría- pero al acercarse, notó que sus conjeturas estaban muy distantes de la realidad. Lo que en verdad había sobre el asfalto caliente de aquella tarde mendocina, no era nada más que una “araña de la precordillera!!!”. El señor describía con lujo de detalles lo que era este insecto, que según su relato superaba en tamaño a un chico de 4 años. Reconozco que el timbre de su voz y lo apasionado de su labia, me alarmaron en un momento, sólo por la posibilidad que arañas gigantes estuvieran escondidas en las montañas esperando su turno para atacarnos y adueñarse del mundo. Sólo entendí que este señor disvariaba cuando en paralelo a esa historia, empezó a hablarme sobre zancudos (mosquitos) y de cómo ellos habían desarrollado en su proceso evolutivo una habilidad para alterar nuestro cuerpo por las noches para que pudieran picarnos con mas efectividad. Lo que el conductor planteaba -con aterrador convencimiento-, es que esos zumbidos que emiten los zancudos por las noches, lo que hacen es espantarnos, para que la sangre de nuestro cuerpo (que él dice que no circula cuando dormimos), se ponga en movimiento y así les salga mas efectiva y jugosa su picada.
A esas alturas ya estaba en una zona muy complicada de Buenos Aires como para bajarme, aunque confieso que quise practicar esas caídas de autos que aparecen en las películas, con tal de zafarme de este caballero de edad avanzada y conducción mas que deficiente.
Sólo me dejó satisfecho y tranquilo que por una carrera de 12 pesos, solo me cobrara 8, como un gesto de gratitud por prestarle mis oídos para explayarse sobre tamañas locuras. Desde ese día en todo caso, prefiero viajar en colectivo.

Advertisements

2 Comments

  1. Hi, you have a great blog. I’m definitely going to bookmark it.

    My Site is a car truck related page.

    Check it out if you get some time.

  2. This post has been removed by the author.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: