Skip navigation

Cuando llegué a Buenos Aires, mi temor era que no me fuera lo bien que esperaba. Después vinieron los días de nostalgia, de llantos, de malditos viernes , de sentirme solo en una ciudad con catorce millones de personas dando vueltas por ahí, y de no poder tomarle el brazo a alguna.
Hoy estoy nostálgico y triste otra vez. Mi mamá está mal, enferma, triste. Entre lágrimas que aguanté cuanto pude, le mandé toda la energía que me quedaba para que su corazón estuviera bien…
Este espacio lo uso hoy sólo porque necesito decir que no doy más. Estoy al borde. Y se siente muy mal.

Advertisements

2 Comments

  1. Pucha Jut!! ánimo!! amigo, dale, si estás allá, aperrando, eres una personota que puede! vamos que sí podis!! Un gran abrazo!!

  2. pero peladito!!!! como puede ser asi y no decir nada?? porque si hablamos por msn me tengo que enterar de esto por tu blog?
    Joder que me cago en la hostia….
    no te digo nada, sabes que aqui estoy


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: