Skip navigation

Ayer lunes empecé a dividir mis horarios laborales. Me ofrecieron un trabajo de “colorista” en una casa de postproducción que cruzo con la productora. Está entretenido, porque es de esas cosas que uno llama “desafíos”. De esos que te ponen las manos sudorosas mientras estás trabajando. Porque tienes todo claro en la cabeza, aunque muchas veces el cuerpo no lo entiende así.
Y hago esta breve introducción para recordar algo que hace muchos años escuché por primera vez a Ballestrazzi: “el mundo es un pañuelo” decía, mientras saludaba a alguien a quien no logro recordar. Y hoy tuve la comprobación empírica de que las cosas efectivamente son así. Llegué a eso de las 8 de la mañana, y encontré a chica que hacía un online de una película. Al rato de hablar, me entero que conoce a quien me arrienda un cuarto acá en Baires, y para aumentar esa sensación de pequeñez del mundo, voy viendo en la pantalla que la película que ella está editando es chilena. Se llama Play y se supone que estrena en septiembre. Este podría no ser tan sorprendente, porque mucho del cine nacional termina alguno de sus procesos en este país, pero si a ese dato les agrego que una de las escenas se filmó enfrente de la casa de mis papás, en la que viví 24 años, y que además de eso en una toma aparece mi papá parado en la puerta de la casa!!!, sólo debo decir que mi amigo, si no es vidente, algo de sabio y brujo lleva en el cuerpo. Señores no somos nada!!.

PD: mi viejo aparece en 20 cuadros…creo que voy a hablar con mis abogados.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: