Skip navigation

Esta tarde salí a comprar algo para el almuerzo, cuando pensé en cómo partir este post. Y la verdad es que ideas salieron muchas y muy variadas. Desde el clásico “Quién entiende a las mujeres?”, hasta el misógino y agresivo “Así son ellas, por eso siguen lavando”. Pero creo que lo que mejor resumía lo que ahora paso a relatar es este título, porque no hay ninguna especie en la Tierra, (salvo excepciones como el Caimán de Galápagos), que haya mutado más en el tiempo, y que por lo mismo, resulte tan difícil de encasillar.
Viajaré en el tiempo para contarles como pasan las cosas: un trabajo en que intercambiaba miradas con una chica de otra sección, una fiesta a la que ambos estamos invitados y en que muchas cosas pasaron entre ambos, la decisión de vivir juntos, y tras un año exacto de convivencia, abandonarnos a nuestra suerte. Un poco vertiginoso mi resumen, sin duda, pero como ya decía mi profesor de redacción, “no es necesario llenar al lector de elementos accesorios”. El asunto es que en medio de esta relación, aparece otra chica (clásica historia), que mucho mira, pero nada consigue de mi. Hasta que esta relación anterior termina y ambos nos lanzamos en una fogosa aventura (que muchas veces terminaba con cigarrillos encendidos y cubiertos sólo por sábanas).
Eso también terminó, por causas que es mas largo de explicar, pero lo importante (y lo desastrozo a la vez) es que me entero después que mucha agua ha pasado bajo el puente, que ambas chicas que en un momento determinado se odiaron y trataron de lo peor (ante mi por cierto, nunca entre ellas), estaban saliendo juntas!!!. No, perdón, aquí hay un error de léxico que debo corregir: no es que ellas esten saliendo ni menos que hayan salido del clóset. Es algo peor: ahora las dos son amigas!!!. Como lo leen. Y comparten seguramente secretitos, risitas cómplices, pelambres variados, y uno que otro comentario acerca del ex que ambas tienen en común. No sé que pensar, porque sencillamente me parece kafkiano. Si sólo usted, amable lector, pudiera estar en mi cabeza viendo las airadas discusiones que habia por sólo mencionar a una de ellas…
No sé si tenga alguna reflexión final, ni moraleja por aprender, sólo debo decir que las mujeres cada día me desconciertan más. Las creía perfectas, incluso con sus defectos (la ropa, la escasa noción del tiempo y el espacio, por mencionar algunas). Pero después de esto sólo queda reflexionar y ver que tan malo es estar solo. O con una chica que reúna el perfil de las que nos gustan: guapas, deshinibidas y en lo posible sin amigas. Mucho pedir?

Advertisements

One Comment

  1. Y bue, sabes? Mmmm creo que mejor te cuento un hecho bien concreto, sin mucho detalle, pues esto debería haberlo puesto en mi blogger…

    El otro día una señora mayor, cercana al mundo esotérico me dijo, las mujeres debemos ser una fortaleza para los hombres. Ser fuertes y concretas. La debilidad queda para compartirla con las amigas. El hombre se aterra de ver a su mujer mal.

    Sabes quién le dijo eso a esta señora? PUes un maestro que lleva años recorriedno el mundo enseñando a las mujeres cómo deben ser: todo lo contraio a la sensibilería con que nos críaron a no sé cuántas generaciones.

    🙂 Clementine


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: