Skip navigation

Llegué a Baires y me entretuve mucho con las historias de taxistas de Baires. Aprendi una nueva ruta para entrar a Baires (muy rara, muy punga, pero ruta al fin y al cabo), y finalmente llegó la hora de conocer mi casa en Baires…y saben? no era ni parecida a como me la imaginaba…sencillamente era algo distinto. Como cuando miras un tazón y juras que tiene crema de choclo cuando en realidad era café con leche…no es malo, solo es diferente, y precisamente eso fue con lo que me encontré: una casa en San Telmo, barrio antiquísimo de Buenos Aires, mucha basura en las calles, mucha gente en las calles, y una casa con más de una historia.
La casa México (así le llaman) está llena de ángeles. Así me recibió una tarde cuando un auto cargado de bultos se asomó por los adoquines que la decoran desde fuera. Se respira bien acá, se percibe en los colores, las plantas, el cielo brumoso, pero a ratos de un azul intenso…
Aquí comienzo mi periplo, contrariado quizás por esa sensación de indefensión que se siente al llegar a lo desconocido.
Sin embargo, ésos ángeles, los de las puertas que decoran ese increíble espacio, pueden ser la compañía que voy a necesitar en la ciudad de la gente amable, las calles con vida, los sentimientos frescos y expectantes.
Ya dirá el tiempo en que van mis pasos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: