Skip navigation

Las cosas partieron raras en Baires. Y digo raras, porque la llegada fue diferente, el clima fue diferente, los olores fueron diferentes. Reconozco que las primeras veces fueron mas bien idilicas, con una increible mujer en tardes de noviembre y la segunda y tercera con una gran amiga chilena; ahora sin embargo, quedaba la etapa mas importante: el demostrarse a uno mismo que las cosas eran posibles con la autogestion, y que las ganas de terminar el año con un gran remezón (uno más, que mas da) eran mas que asibles. Aquí habrá de todo, no se exactamente que, pero si podrá ser una especie de vitrina, o como diría alguien que conozco “una mirada al ombligo”. No quiero parecer pretencioso ni nada de eso; solo quiero escribir por la necesidad de contar lo que me pasa en una ciudad en que si bien he conocido gente muy hermosa , también he aumentado mi silencio, buscando quizás ese gancho que me permita iniciar una nueva vida. De momento, Buenos Aires me lo permite.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: